Siguenos en:
Martes
 24 de Noviembre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
La orfandad del centralismo
Lunes,  12 de Octubre, 2020
La-orfandad--del-centralismo

Las elecciones del domingo serán históricas no sólo porque alejaremos del país el fantasma de la dictadura, sino también porque se pondrá sobre el tapete uno de los debates más viejos, más necesarios, pero también más relegados de la historia de Bolivia: el centralismo y la orfandad en la que se encuentra en este momento.

Por primera vez, las élites andinocentristas enclavadas en la ciudad de La Paz se han quedado solas y sumidas en sus propias contradicciones. Ellas siempre han propalado la idea de que son las más preparadas para gobernar el país, las más democráticas, las únicas con una visión nacional y las únicas también que son capaces de derrotar a los tiranos que cada tanto aparecen tratando de someter a la población. 

En primer lugar, todos esos dictadores fueron apañados por los grupos paceñistas, que pactaron con ellos, que los llevaron al poder y que les dieron su apoyo mientras fueron útiles a sus intereses. En la lista, por supuesto, incluimos al cocalero Evo Morales, quien no sólo profundizó el centralismo, sino que insistió hasta el cansancio en el modelo productivo extractivista minero y que se dedicó a fustigar sin piedad al país del agro, al de las exportaciones no tradicionales, al país de las libertades y de la iniciativa privada, al que ven como una sombra y un enemigo a vencer.

Hoy queda al descubierto esa trampa, cuando la gran mayoría de los paceños les da la espalda a los centralistas y se inclina por el cocalero, que al menos les dio visibilidad a quienes los mandamases nunca tuvieron en mente, ni siquiera porque los tienen en sus narices. Esos miopes dicen que Santa Cruz no tiene un modelo, pese a tienen mucho qué imitar en una mejor articulación campo-ciudad, en la promoción y diversificación de la producción, en la dotación de servicios básicos en todas las provincias, en el fortalecimiento de ciudades intermedias como Montero, Warnes, Camiri, San Ignacio, Puerto Suárez y muchas otras que se han convertido en polos de atracción para millones de inmigrantes de los andes, expulsados por ese centralismo que se engulle todo y que no da nada.

La gran paradoja es que las élites paceñas que jamás rascan para afuera, ahora claman para que sea justamente Santa Cruz el que salve el centralismo. Le piden responsabilidad, le demandan un sentido democrático y visión nacional, algo que ellos jamás han tenido. A lo mejor los cruceños podrían “cooperar” si vieran en ellos alguna señal de autocrítica, algún gesto o indicio de que van a ceder en el monopolio económico y político que mantienen desde 1825. Como no lo han visto, los cruceños nuevamente toman la delantera en la rebeldía, esa insubordinación que derrotó al cocalero, al que seguirán haciéndole la guerra sin cuartel. Al centralismo también se lo combatirá aunque sea un hueso más duro de roer.

La gran paradoja es que las élites paceñas que jamás rascan para afuera, ahora claman para que sea justamente Santa Cruz el que salve el centralismo. Le piden responsabilidad, le demandan un sentido democrático y visión nacional, algo que ellos jamás han tenido. A lo mejor los cruceños podrían “cooperar” si vieran en ellos alguna señal de autocrítica, algún gesto o indicio de que van a ceder en el monopolio económico y político que mantienen desde 1825.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día