Siguenos en:
Lunes
 30 de Noviembre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Ni trucos ni milagros
Viernes,  23 de Octubre, 2020
Ni-trucos-ni-milagros

Luis Arce ganó las elecciones –entre otras razones-, porque no tuvo un adversario al frente capaz de hablar de economía. Se puede discutir mucho sobre el discurso que maneja el presidente electo, pero en la vereda del frente la ignorancia y la falta de claridad fueron proverbiales. Encima de todo, en los hechos, todos hablaban casi de la misma receta del MAS, es decir, repartir bonos, pedir plata prestada, estatismo, inversión pública, etc.

En realidad, Luis Arce entiende de economía más de lo que aparenta y más de lo que Evo Morales le permitió desarrollar. A finales del 2010, por ejemplo, él fue quien anticipó que la bonanza estaba en declinación y que tenía ya un final marcado. Por eso fue que recomendó aplicar un “gasolinazo”, consistente en incrementar un 70 por ciento el precio de los combustibles, medida que tuvo que suspenderse en medio del pánico que causó en el gobierno el levantamiento popular que desató.

En ese mismo momento, Morales comprendió que ni siquiera él tenía todo el poder para hacer cambios estructurales en el país y lo que dijo: “gobernar obedeciendo al pueblo” fue nada más que un pedido de perdón a las masas que lo mantuvieron chantajeado durante 14 años, demandándole cupos de poder, prebendas, permisividad frente al delito, toma de tierras ajenas, impunidad frente a la corrupción y toda clase de cheques en blanco que terminaron por destruir el “proceso de cambio”.

Curiosamente, Arce ha recibido casi el mismo apoyo que tuvo el MAS en 2005 y mucho más del que recibió el propio Evo Morales el año pasado, que ni con fraude se acercaba a obtener la mayoría absoluta. En cualquier democracia del mundo eso es un poder inmenso, pero no en Bolivia, donde la gente no vota por un programa que beneficie al país, sino por un gobierno que le garantice los privilegios a ciertos grupos que últimamente se han acostumbrado a usar los medios políticos para generar riqueza, cuando lo ideal en un país sano es que la población viva de su propio trabajo.

Como buen economista, Arce sabe que si en 2010 era necesario un gasolinazo, en 2020, con pandemia, sin plata del gas, sin reservas y con una abrupta caída del PIB, resulta mucho más que imprescindible, a no ser que él tenga una idea mejor y sobre todo, menos incendiaria, especialmente porque el pueblo boliviano se ha vuelto más levantisco y más impaciente.

Él siempre habló de milagros y de un modelo de su autoría que fue capaz de generar una bonanza económica que ha prometido repetir luego de que se vayan los “neoliberales” que han ocupado el poder durante este difícil año 2020 y que según asegura, lo han destruido todo y lo han dejado como en tiempos de la UDP.

La mejor opción que tiene Arce es apelar a la sinceridad, imitar a Winston Churchill cuando les prometió la victoria a los ingleses en la Segunda Guerra Mundial, victoria que le costó, como él lo advirtió, “sangre, sudor y lágrimas”. La peor de las recetas es seguir inflando las expectativas de los que están esperando algún truco de magia para salir de la crisis.

Arce siempre habló de milagros y de un modelo de su autoría que fue capaz de generar una bonanza económica que ha prometido repetir luego de que se vayan los “neoliberales” que han ocupado el poder durante este difícil año 2020 y que según asegura, lo han destruido todo y lo han dejado como en tiempos de la UDP.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día